Un luminoso aperitivo aderezado con la alegría de la amistad, una mesa dispuesta para el disfrute gastronómico o una agradable sobremesa en la que fluye el gusto por la conversación tranquila son momentos que se dejan seducir por los vinos y brandies de la casa.

Sánchez Romate trabaja para el placer. El respeto por el origen, la tradición bodeguera centenaria y el esmero de la elaboración se destinan en exclusiva a satisfacer lo primordial: el arte de vivir.

Tras el amarillo brillante de un fino, el tono aterciopelado de un vino oloroso, la delicadeza de un pedro ximénez o el caoba dorado y profundo de un Cardenal Mendoza, se guarda un intenso deseo de complacer. Verter el contenido en la copa es una invitación a las emociones más gratificantes.

Armonía y encanto: los vinos y brandies Sánchez Romate deparan una casi inexplicable sensación de vínculo con la historia, con la tierra, con un bienestar sencillo y auténtico.

El verdadero “Arte de Vivir”.

Jerez Background